Don Guillermo descansa en paz

Falleció Don Guillermo Quiroga González, una de las figuras gimnasianas más emblemáticas de las últimas décadas

Luego de la celebración del nonagésimo aniversario, el Gimnasio Moderno está de luto. El pasado 19 de marzo, Don Guillermo Quiroga González falleció luego de unos quebrantos de salud que lo mantenían hospitalizado.

Don Guillermo fue maestro del Gimnasio desde 1965. Dictó todas las asignaturas del Área de Sociales y durante más de 40 años fue Director de Curso de Undécimo Grado. El Prof, Ernesto Bein, lo nombró vicerrector cuando asumió la rectoría en 1976 y Quiroga González desempeñó ese cargo hasta su retiro en diciembre de 2005.

Estando en su merecido descanso, el 12 de diciembre de 2009, el Gimnasio Moderno, durante la Sesión de Clausura, le hizo entrega de su Diploma como Bachiller Honorario.

En la segunda Edición de La Raqueta, emitida en febrero de 2000, los alumnos le rindieron un sentido homenaje en su tradicional sección “El Raquetazo”. Durante la conversación, en lenguaje gimnasiano, demostró su grandeza y sabiduría.

En noviembre de 1995, el Fondo de Publicaciones del Gimnasio Moderno, presentó el libro “Conversaciones con el Gimnasio”. En el capítulo titulado “El pulmón de la oficina” se encuentra registrada la conversación que sostuvieron Jorge Cortés, Pompilio Iriarte, Olympo Morales, Eduardo Pulido, Jorge Rodriguez y Hernando Romero sobre el profesor Quiroga. En él, se hace una profunda descripción de las características más destacables de este hombre  que le entregó su vida al Gimnasio. Vea aquí el texto completo.

Las exequias se llevaron a cabo el miércoles 21 de marzo a las 11:00 de la mañana en la Capilla de los Santos Apóstoles del Gimnasio Moderno.

Desde que esta triste noticia se dio a conocer, toda la comunidad ha demostrado afecto y agradecimiento hacia este maestro de maestros, que no sólo fue modelo de inspiración para otros docentes; sino que gracias a sus conocimientos y experiencia supo guiar a muchas generaciones de gimnasianos que tuvieron la fortuna de encontrárselo en el camino.

Que su alma descanse en paz.